Buscar este blog

domingo, 24 de agosto de 2014

PLEGARIA DE UN HOMBRE PERDIDO

Un hombre se perdió en el desierto.
Un día les narraba la experiencia a sus amigos, les contó cómo, absolutamente desesperado, se había puesto de rodillas y había implorado la ayuda de Dios.

- «¿Y respondió Dios a tu plegaria?», le preguntaron.

- «¡Oh, no!  contestó el hombre  totalmente convencido.
Antes de que pudiera hacerlo, apareció un explorador y me indicó el camino».

FUENTE: AUTOR ANONIMO